Descripción


Repara eficazmente los tejidos orbitales dañados por la degeneración natural de la piel o por otras determindas circunstancias. Tersa la piel de los párpados y consigue difuminar los pequeños surcos (arrugas) que circundan los ojos. Rehidrata la base de la epidermis, que recobra así su firmeza. Confiere a la zona palpebral suavidad y nitidez. Facilita la desaparición de los estancamientos líquidos que forman las bolsas. No engrasa.

Más vendidos

Recomendado para ti

Más visto